Siguiente


Enfrentar la amargura - Tesoros de la Palabra, Dr Adrián Rogers

22 vistas
Asidicelabiblia
0
Publicado en 11 Jul 2019 / En Reflexiones

Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.
Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

***********ATENCIÓN*************
No se pierda este estudio y mucho más en nuestra app de Estudios Bíblicos. https://play.google.com/store/....apps/details?id=com.

Mostrar más
0 Comentarios sort Ordenar por

Siguiente